CAPITULO UNO

    No se evoluciona mecánicamente. La evolución del hombre es la evolución de su conciencia y ésta no puede evolucionar inconscientemente. La evolución del hombre es la evolución de su voluntad y ésta no puede evolucionar involuntariamente. La evolución del hombre es la evolución de su capacidad de hacer y ésta no puede ser resultado de lo que sucede.

 

                                                                                   P. I. Gurdjieff

 

 

–Trabajar en uno mismo? ¿Qué significa eso? Sé más específico. –Preguntaste al guía.

 

–Pues que llegará un momento –contestó con entusiasmo– en el que te sentirás completa y absolutamente bien acerca de quién eres, en el que te aceptarás total e incondicionalmente, en que dejarás de ser tu enemigo para convertirte por fin en tu mejor amigo, en tu maestro, en tu propio guía...

   El ruido en tu mente que te preocupa, te angustia, te desilusiona, te mantiene a raya, será reconocido como eso: como ruido al que no tendrás que responder ni prestar atención si así lo decides.

   Llegará un momento en el cual tu relación con la existencia será de paz y confianza plena y no de miedo o culpa. Llegarás a relacionarte con lo divino de igual a igual sin intermediarios, sin ideas preconcebidas, sintiéndote merecedor de su amor y de todo lo que recibes. Lo divino no estará allá y entonces en una imagen ficticia en la que tienes que creer sino aquí y ahora dentro de ti mismo en algo que puedes sentir. Y podrás por fin confiar y relajarte, dejarás de sentirte tan desprotegido y tan asustado. Te sabrás parte de todo lo que existe, por lo que reconocerás que estás rodeado siempre de amados y amigos. 

  Llegará un momento en el cual podrás amar sin depender, entregarte totalmente a tus relaciones sin perderte en ellas, sin tener que conceder ni fingir, siendo tú mismo. Y, si por alguna razón, termina una relación, no te aterrarás, no sufrirás ni te sentirás desvalido, serás capaz de agradecer lo vivido y de dejar ir con amor, sabiendo que estás pleno y completo en ti mismo. En ese momento te relacionarás desde la abundancia y no desde la necesidad, desde el dar y no desde el apremiante deseo de recibir. 

   Y se acabará la lucha, se acabará el drama y el teatro que haces para ser reconocido, amado, aceptado. Se acabará el miedo, la duda, la inseguridad porque te dejarás fluir, dejarás que la vida sea como es y que pase lo que tenga que pasar.

  Entonces, se habrá acabado esa necesidad tuya de quedar bien, de llegar a ser alguien en la vida. Ya no habrá nada que lograr, nada que probar, nada que demostrar. Los logros y la abundancia no serán la meta, sino el resultado lógico de entregarte a la misión a la que decidas dedicar tu vida. 

   Llegará un momento en el que el pasado no te pesará más, te servirá sólo para entenderte, pero no más para justificarte. Romperás por fin la cadena que te ataba al sufrimiento y la cambiarás por una infinita compasión por ti mismo, por alegría al observar desapegado lo que has sobrevivido y agradecimiento por lo que has disfrutado.

   Viviendo plenamente en el presente terminará también la preocupación y la angustia, dejarás que el futuro se cuide a sí mismo. 

   Y serás dichoso, no porque todo en lo externo esté perfecto, sino porque la felicidad es tu estado natural. Te darás cuenta de que todo, absolutamente todo, está hecho de esa sustancia que llamamos dicha, todo funciona por eso que llamamos amor y todo es una manifestación de eso que llamamos divino. 

   

...

 

Prólogo

 

“¿Cómo se atreve? Deje de escribir esas locuras” Me escribió furiosa una lectora en un correo electrónico.” Se refería a mi libro “Conversaciones con mi guía”. A pesar de mis advertencias de que no leyera mi libro si no quería cuestionar sus creencias, encontró la forma de ofenderse con mis opiniones. Según ella (y la mayoría de la gente), uno debe respetar las creencias de los demás y no meterse con ellas. No estoy de acuerdo. Cuestionar, analizar y elegir nuestras creencias es lo único que puede lograr un cambio significativo en nuestra vida. 

   Todos tenemos una filosofía de vida, un conjunto de creencias, que dirige nuestros actos. El aceptar ciegamente y seguir obedientemente una filosofía que nos fue impuesta es un acto de inmadurez e irresponsabilidad. Es precisamente la filosofía de vida actual del hombre la que está destruyendo al mundo. 

   Una tiranía perfecta es aquella en la que los oprimidos defienden y justifican a sus opresores porque han sido convencidos de que no hay otra opción. Una esclavitud perfecta es aquella en la que los esclavos disfrutan de sus cadenas y se sienten cómodos con ellas.

   La religión, la política, la mercadotecnia y el condicionamiento social son dictaduras perfectas. La gente las defiende con vehemencia porque le dan sentido a su vida.

   A pesar de que la religión llena a todos de culpa, miedo y auto rechazo, a pesar de la Inquisición, de la Edad Media, de las Cruzadas, de la Conquista; a pesar de los cientos de científicos sentenciados a muerte, de los cientos de miles de mujeres quemadas vivas acusadas de brujería, a pesar de los millones de hombres, mujeres y niños muertos en las guerras santas, a pesar de todas las atrocidades cometidas por sus instituciones y sus representantes, a pesar de la pedofilia, la misoginia, la indiferencia... A pesar de todo, mucha gente sigue defendiéndola y se ofende cuando alguien se atreve a cuestionarla. ¿Por qué? Por miedo, porque cuestionarla implicaría un cambio radical en sus vidas.  

   Por dos mil años la religión que nos fue impuesta le ha dicho al hombre que está mal, que es un pecador, que tiene que cambiar. En dos mil años esta religión no ha creado una humanidad dichosa ni amorosa. ¿No será que lo que está mal es la religión y no el ser humano? Otros dos mil años con lo mismo no cambiarán las cosas. 

   A pesar de que ya es bien sabido que nuestros gobernantes trabajan para las grandes corporaciones y que defienden a capa y espada sus intereses a costa del bienestar de todos nosotros y de todo lo que nos rodea. A pesar de la terriblemente injusta distribución de los recursos del planeta, de la contaminación, la enajenación, la superficialidad, la obvia manipulación, la frustración. A pesar de todo, la mayoría de nosotros sigue persiguiendo la elusiva olla al final del arcoíris que ofrece la mercadotecnia como “lo que necesitas para ser feliz.”

   Hemos buscado el bienestar en lo material, en lo externo y el resultado es una humanidad entera insatisfecha y un mundo al borde de la destrucción. ¿Por qué esta extraña costumbre de hacer lo mismo y esperar resultados diferentes? ¿Por qué esta locura de haber perdido el rumbo y acelerar el paso?

   Todos tenemos, estoy seguro, momentos de lucidez en los que pensamos “hay algo mal en todo esto.” En los que nos hacemos conscientes de la constante insatisfacción de nuestra vida, de un miedo siempre presente y un vacío que están tan integrados en nuestro diario vivir que apenas y los notamos. 

   Llegó el momento de iniciar una revolución. La revolución de la conciencia. Un cambio que inicie dentro de cada uno de nosotros y se comunique hacia el exterior. Lo mejor que puedes hacer por el mundo es trabajar en tu propio bienestar: estar sano y consciente, disfrutar más, amar más, esa es tu responsabilidad, es tu parte del trabajo. Al sanar tú, sanas al mundo.

   En este último libro “el guía” habla directamente contigo. El guía no es otra cosa que la parte sabia que existe en mí. Existe también dentro de ti. Esa parte que claramente distingue lo productivo de lo contraproducente, lo sano de lo dañino, lo bello que trae paz y armonía y lo feo que trae malestar y conflicto. Esa parte de ti que conoce las respuestas, que tiene las soluciones, que te habla constantemente y a la que decidiste ignorar un día. 

   Una vez más, este libro no es para personas religiosas que encuentran consuelo y paz en sus creencias. Si estás contento con tu religión haznos a los dos un favor y no leas este texto. Léelo sólo si eso que te impusieron ya no te sirve e incuso sientes que te estorba. 

   Las preguntas están inspiradas en dudas que han surgido en los participantes de los talleres que ofrezco junto con mi amigo Balam Ibarra desde hace cuatro años. 

   Usa este libro de pretexto para hacer un alto en tu vida, un par de tardes o un fin de semana en el que te permitas ponerte en perspectiva, salirte de la rutina, hacer preguntas y encontrar respuestas, no aquí, ni en otra parte sino dentro de ti mismo. 

   Aunque no lo creas, tú ya sabes lo que tienes que hacer, ya sabes cuál es el camino, tú tienes las respuestas, el problema es que estás distraído. Te han convencido de que no sabes, que no puedes, que estás perdido. Te acostumbraste a buscar afuera, a seguir a otros, a sentirte desvalido. El problema es que te pusieron en contra de ti mismo.

   Tu vida en este momento es un reflejo exacto de tu mundo interior. La situación del mundo ahora es un reflejo exacto de la mente humana. Tú eres ahora el responsable de lo que eres, de lo que haces y hasta de lo que te pasa. Tú mismo con tus acciones, hábitos y creencias has creado tus circunstancias y eres tú mismo el único capaz de arreglar lo que está mal, de cambiar lo que ya no funciona. Tú eres el único responsable de tomar las decisiones y llevar a cabo las acciones. Contigo empieza la solución. Tú eres la respuesta. 

De venta en Sanborns, Gandhi y librerías de prestigio 

Más información:

Llegaste hasta aquí buscando algo. No te abandones de nuevo y escucha tu corazón. Hazle caso a esa voz dentro de ti que dice que esto es justo lo que necesitas. 

¡Mándanos un whatsapp!

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon